HISTORIETAS PRODIGIOSAS

LO MAS RECIENTE

ARCHIVO EXPIATORIO

 

Me alivié de creer en Dios por ahí de los 20 años de mi lejana juventud, o sea que ando celebrando alrededor de 25 años como ateo. Utilizo el término “celebrar” porque la del ateísmo fue la primer gran batalla espiritual que gané en la vida, aunque hay quien sostiene que El Todopoderoso (The Powerful One) me dejó ganar y hay -incluso- un alemán ojete que asegura que ya estaba muerto desde antes de comenzar a pelear. A la religiosa, siguió la victoria ética del vegetarianismo y una batalla más que aún está en curso -espero que con saldo favorable-: la guerra contra el cientificismo ateo y sus hordas de librepensadores fanáticos de lo científicamente comprobado (aunque esta última aseveración no está científicamente comprobada).

Con todo y todo, la existencia simbólica de Dios no ha perdido interés y me sigue pareciendo todopoderosamente estimulante. No dejo de volver de vez en cuando a ese viejo concepto, a ese enigmático centro de mi extinto universo emocional. No dejo de escuchar las trompetas nietzscheanas decretando su muerte ni tampoco de sorprenderme expresando -a pesar mío- cierta nostalgia por la muerte del protagonista entrañable de ese cuento de hadas para adultos que es la religión.

AUTHOR: José Quintero

<p>Pintor de bisontes en la caverna de Platón.</p>

No Comments

Leave a Comment

Your email address will not be published.